domingo, agosto 20, 2006

El hombre de la multitud

Me pongo a la cola -con gusto- de los fascinados por este relato de E.A.Poe.
Al hacer esta adaptación también me interesó usar otras referencias, como el ensayo de Baudelaire El Pintor de la vida Moderna o la teoría sobre la percepción en la que Samuel Beckett basa su película Film. La música, cedida por la formación Merz, es la mejor voz en off que he escuchado en años...

6 comentarios:

Commentor dijo...

Deborah, he llegado a tu blog de la mano de Robert Walser. Y me he encontrado con un sitio fascinante. Muchas gracias.

javier dijo...

Hola, hola
Deboh, muchas gracias por ponerme al corriente de esta pieza tuya, "El hombre de la multitud", ¡es espléndida! ¡y deliciosa! Además, has hecho muy bien en relacionar a su autor con textos de Baudelaire, pues muy probablamente Baudelaire se inspiró en este mismo cuento para construir su figura del flâneur (el paseante ocioso y mirón) o eso dicen los que saben. Pasaré a verte por donde acostumbramos a coincidir y cascamos del resto, que siempre está muy bien.

Anónimo dijo...

Hola, hola
Deboh, muchas gracias por ponerme al corriente de esta pieza tuya, "El hombre de la multitud", ¡es espléndida! ¡y deliciosa! Además, has hecho muy bien en relacionar a su autor con textos de Baudelaire, pues muy probablamente Baudelaire se inspiró en este mismo cuento para construir su figura del flâneur (el paseante ocioso y mirón) o eso dicen los que saben. Pasaré a verte por donde acostumbramos a coincidir y cascamos del resto, que siempre está muy bien.

Javier

mila dijo...

estoy fascinada con tu blog, gracias
me he encantado "el hombre de la multitud", me he quedao atrapada mirando, repito estoy "encantada"
y asi me quedo, je

Super dijo...

De la colección de imágenes que ofrece este blog esta es la que me parece más interesante.
Sin conocer el poema en el que se inspira, me parece que esta pieza da una imagen clara de lo que expresa.

Enhorabuena

Deborah Fernández dijo...

Gracias Super!

(Creo que lo mejor para los dos es que no leas jamás el texto...)

Tenemos que seguir nuestra conversación -caótica, laberíntica, delirante, con insertos Agustinianos pertinentes...- sobre Cine Clásico!!