lunes, marzo 23, 2009

Falleras Sin Fronteras (FSF)


Chaval de la aldea y equipo de cooperantes de FSF



Falleras huyendo de una tormenta sudanesa que confundieron con la Mascletà



Falleritas chuscas con chusco provocando un chasco a un pastorcillo somalí y un chasquido de lenguas entre las cabras


Una cooperante de FSF se lamenta de no encontrar rosquilletes en el almacén


La cooperante del mes

8 comentarios:

lucia coco pino dijo...

señorita De, me he hecho con lija para redondear esquinas, y estoy ensayando el saludo de la cooperante del mes. aunque de momento prefiero el levantamiento de pierna, me parece más simpático. le recuerdo que puedo ser enfermera de noche o de media tarde, sin impuestos y con bocina, por si las moscas. ahora atiendo curso de boxeo por correspondencia, por si hay que doblegar
esquinas una vez redondeadas

Lautréamont dijo...

Esto... ¿dónde hay que firmar para Dolçaines Sense Fronteres? Creo que da para otro buen fotorreportaje publiperiodístico-parapsicológico.

Francisco López dijo...

Genial.

Te lo dice Kaspar: dijo...

DSF:Primero habría que alterar los acuerdos internacionales en materia de derechos humanos para eximirla de ser un instrumento claramente provocador y, por lo tanto, potencialmente de uso bélico, grotescamente útil para reducir a las masas rebeldes -de ambos bandos- y, quién sabe si estulticiarlas de forma irreversible. Claro que esto último la convertiría en un elemento pacificador... En fin, disponga usted como guste. Yo le hago de secretaria, o de ilogista, en DSF.
P:S.: Algún día hablaremos de Rohmer (esa medicina que primero sabe a rayos, después a fruta fresca y después te engancha por la codeína que contiene), usted y yo, seriamente.

Te lo dice Kaspar: dijo...

Siñita Coco Pino, usted no redondea, usted fulmina las esquinas y todo lo que se proponga.
¿Para cuándo Cocopinos Sin fronteras (CSF), ya sabe, vestidas de abeto y ¡a ayudar!. Sin duda es mejor que nuestra última gran idea, la de la simple misión cristiana, aunque sólo sea por el uniforme.

Francisco: Me alegra su rotundidad. Se lo agradezco.

Jose Ramón Alarcón San Martino dijo...

Ah, querida, recuerde que acuden al encuentro con la Virgen de los Desamparados, imagino que con el fin infectarse durante unos instantes con el aroma fétido de la empatía.

Qué onerosos terminan siendo los necesitados. Además, no se lavan!

lucia coco pino dijo...

oh, si, pero la única ayuda que podría prestar es la de hacer pequeñas intervenciones de terrorismo anarcosónico allá donde se preste y eventos de apostasía en masa, si es que eso le sirve a alguien. de enfermera, me retiro sin apenas intentarlo, soy un desastre. y como uniforme propongo babero y/o saco de merienda

Jose dijo...

Hola amigo, he cogido una foto para un grupo de facebook, si no te molesta alli lo dejo, de lo contrario, quitare la foto ipso facto.