domingo, agosto 10, 2008

Paraísos artificiales en la ciudad de Berlín

El Müggelsee es uno de los lagos que tienen los berlineses (en concreto, la clase trabajadora y la clase media, unificados excepcionalmente por el bañador) para hacer ver que están en el Mediterráneo. La arena es muy fina, de buena calidad, como todos los productos que aquí se encuentran. El baño se hace difícil, pues por mucho que se vaya lago adentro la profundidad de las aguas sigue siendo cómica (altura rodilla). El agua es turbia, pero se hace ver que es maravillosa (otra especialidad del carácter teutón).
Marc bromea: "¡Son todos guiris!"






No muy lejos, hay un barrio residencial con un nombre cursi, pretencioso e innecesario que revela carencias y complejos: Neu Venedig (La nueva Venecia). Clase alta. Canchas de tenis. Césped cortado a navaja. Coches de gama demasiado alta. Y canales, claro. Privados.



4 comentarios:

Magnus Valor dijo...

Así que... de playa en Berlin, eh?

Te lo dice Kaspar: dijo...

"Así que... de playa en Berlin, eh?":
En absoluto, Msieur Magnus.

Por cierto, ¿le llamó Roger Bernat para hacer de taxista en Rimouski?
o mis cuatro llamadas, interrumpiendo mi trabajo, no sirvieron para nada útil y bonito?

Casanovadelavall dijo...

la clase trabajadora y la clase media, unificados excepcionalmente por el bañador

lease

turcos y alemanes, unificados excepcionalmente por el bañador, ¿pregunto?

Te lo dice Kaspar: dijo...

¡Hola, Casanovadelavall!
Pues es una buena pregunta, porque turcos no había ni uno, ni siquiera de tercera generación.Ellos viven en otro mundo de descanso y ocio, y la comunidad alemana es un bloque de piedra...
Léase también
gente normal y esnobs unificados excepcionalmente por el bañador.

Un abrazo!