sábado, diciembre 22, 2007

Lev Tolstói


"Si alguien dudaba de la inseparabilidad de la sabiduría y el altruismo, que observe que en el otro extremo siempre se reúnen la tontería y el egoísmo."

"Anoche me desperté y tuve pensamientos muy dolorosos. (...). Me sentía cada vez peor y estuve al borde de una crisis nerviosa.
...Pensé:
No sólo toda locura es el egoísmo llevado al último extremo, la autosatisfacción, la autoexaltación (manía de grandeza), sino que todo debilitamiento de la fuerza espiritual se expresa mediante un egoísmo exacerbado, mediante la autosatisfacción y la autoexaltación, mediante la exclusiva preocupación por uno mismo."

"Hay dos medios para conocer el mundo exterior: uno es el medio más rudo e inevitable de conocimiento a través de los cinco sentidos. Con este medio de conocimiento no se formaría en nosotros el mundo que conocemos, sino que habría un caos que nos produciría sensaciones diversas. El otro medio consiste en conocerse a uno mismo a través del amor por uno mismo, y luego conocer a los demás a través del amor por ellos: volverse con el pensamiento otro hombre, un animal, una planta, o incluso una piedra. Con este medio se conoce desde adentro y se crea el mundo entero, tal y como lo conocemos. A este medio lo llamamos don poético y no es otra cosa que el amor. Es la restauración de la unidad aparentemente destruida entre los seres. Sales de ti mismo y entras en otro. Y uno puede entrar en todo. Todo, fundirse con Dios, fundirse con Todo."

"Pensé:
Ahora me acuerdo de una vez que estaba en un baño de vapor y un pastorcito entró al vestíbulo. Pregunté: "¿Quién está ahí?" "Yo." "¿Quién es yo?" "Pues yo." "¿Quién eres tú?" "Pues yo soy yo." Para él, único ser viviente en el mundo, resultaba absolutamente incomprensible que alguien pudiera no saber quién era. Lo mismo pasa con todos."

Lev Tolstói, Diarios (1847-1894), Acantilado (2002)
Edición y traducción de Selma Ancira

10 comentarios:

Te lo dice Kaspar: dijo...

Por cierto, en esta foto es clavado a Fernando Fernán Gómez, otro Grande.

Herr Tort dijo...

Vaya, Lev Tolstoi en plan maestro Dozen de la Dinastía Tang. No esta nada mal. Sus citas encajarían perfectamente en cualquier libro de Alan Watts o Deshimaru Suzuki.

Te lo dice Kaspar: dijo...

¡diablos, Herr Tort! ¡qué docto!
¡no sé de quienes me habla! pero ¡sí sé a qué se refiere!

Ooommm y amor

Anónimo dijo...

deb soy augusto, qué místico este segmento! Es realmente precioso, es todo el libro así?

Te lo dice Kaspar: dijo...

...hola Augusto! pues estas son algunas de las citas que me han fascinado -por empatía- y que corresponden al final de la primera parte de sus diarios, cuando tenía ya sesenta años. Todo lo anterior no es así, pero es igualmente interesante, en cuanto muestra honestamente y con detalle el camino que le lleva hasta este punto de lucidez mística y muy muy humana.

besos

Herr Tort dijo...

Por eso. Pilláos cualquier libro de Taisen Deshimaru y tendréis un libro entero de ese rollo. Incluso, si os gusta de veras, tenéis a vuestra disposición 30 títulos más de este ilustrísimo maestro zen. Y es que... está clarísima la procedencia de la inspiración de Mr. Tolstoi en estas citas, de clara inspiración de mística perenne.

Te lo dice Kaspar: dijo...

Gracias, Herr Tort!
(En mí caso creo que estas lecturas serían ligeramente peligrosas en estos momentos...creo que estoy a un paso de hacerme vegana, dejar de usar sostén, cobijarme en un bosque y alimentarme de bellotas... de momento ando leyendo a otro místico, más soft, castizo: Benito Pérez Galdós...)
Pero tomo nota del maestro!

Te lo dice Kaspar: dijo...

(ops, mí sin acento!)

BlackJacket dijo...

muy buena selección (he llegado de curiosa)
Tolstoi es así
lo espiritual es la nota prima en él
a diferencia de esos señores como alan wats
que sacan provecho de las masas maneables, en las que encajan sus pseudomensajes comerciales.
Adjudicarle una influencia precisa a Tolstoi sería bien imposible, considerando que los zen no son los únicos que hablan de religión, de lo unitario.
saludos

Herr Tort dijo...

No no... si tienes toda la razón! Solo era para colaborar un poco.